Cuando lo que dios hace no tiene sentido