Y la novia se vitio de blanco